México tendría que utilizar otras herramientas para recuperar la economía.

Por: Redacción | Viernes 31 de julio del 2020

Se tendrán que modificar las medidas para la recuperación económica en caso de un rebrote.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) abrió la puerta a la contratación de deuda, pero solo en caso de un rebrote del COVID-19, con el fin de apoyar la economía con un paquete de estímulos que pudiera impulsar la recuperación.

El subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, informó de ser más lenta la recuperación y a su vez la llegada de la vacuna contra el Covid-19, México tendría que usar otras herramientas de protección a la economía, ya que cuando se diseñó el paquete de estímulos regulatorios y de créditos solidarios se pensaba en una recuperación rápida.

“Tal vez es mejor guardar la carta de la deuda en caso de que hubiera segundos rebrotes y en caso de que hubiera un segundo cierre de la economía, no solamente en México sino en las economías con las que estamos significativamente integrados en términos económicos”, sostuvo en conferencia de prensa virtual.

El gobierno federal optó por no utilizar más endeudamiento por el espacio fiscal reducido que se tiene en las finanzas públicas y porque lanzar un paquete de estímulos de 20 por ciento del PIB, como en otros países, aumentaría el costo financiero de la deuda en alrededor de 300 mil millones de pesos, que es lo que se invierte actualmente en el gasto de programas sociales.

La dependencia no contratar más deuda para financiar un paquete de estímulos, ya que se tendría que pedir autorización al Congreso, quien aprobó para este año un techo de endeudamiento de 584 mil 456.8 millones de pesos.

Se realizaron diversas medidas de austeridad indicadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador determinó tomar diversas medidas de austeridad.

La reducción del gasto en servicios y materiales y la extinción de los fideicomisos, medidas ordenadas por decreto presidencial, han aportado 75 mil millones de pesos al gasto y se han destinado al programa de créditos solidarios y a las obras prioritarias del presidente.

En cuanto a la deuda del Sector Público asciende en 12.3 billones de pesos y el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) ascendió a 12 billones de pesos, donde el 68 por ciento del aumento respecto a la cifra de 2019 se debió a un efecto de valuación por la depreciación del peso frente al dólar de Estados Unidos.

Al mes la deuda externa se incrementó 22 por ciento por el aumento del tipo de cambio, el cual pasó de 18.84 pesos por dólar del cierre de 2019 a 22.97 al mes de junio.

“La deuda externa aumentó en 816 mil millones de pesos por efecto del tipo de cambio. Estos movimientos en el tipo de cambio y la contracción en la actividad económica por la suspensión de actividades van a hacer que aumente la deuda como proporción del PIB, por eso estamos siendo muy responsables en el Gobierno en el manejo de las finanzas públicas porque ya solo por esos movimientos significan una presión en términos del costo financiero para los siguientes años”, indico el funcionario.

Los informes indican que la recuperación iniciará de forma paulatina durante el tercer trimestre del año.

Se estima que los niveles del PIB antes de la pandemia será recuperados en 2 años.

“Nosotros estamos estimando que la recuperación del PIB la vamos a empezar ya a observar en el tercer trimestre de este año si no existe rebrote, esta recuperación va a ser paulatina y es probable que sí nos tome un año o dos años en que volvamos a alcanzar el mismo nivel del PIB que observamos antes de la pandemia”, previó.