Reforma de pensiones podría significar impuesto a empresarios.

Por: Redacción | Jueves 23 de julio del 2020

Se considera una buena acción por parte del gobierno pero aún debe pulirse y comprobar su sostenibilidad financiera.

Expertos en el tema advierten que la reforma recién aprobada por el presidente Andrés Manuel López Obrador podría significar un impuesto para los empresarios y consideraron que no desactiva la bomba de tiempo que representan éstas para el país.

La opinión coincidió, se deberá demostrar la sostenibilidad financiera de la reforma y lograra evitar más desempleo e informalidad debido al encarecimiento de la contratación laboral.

Héctor Villarreal, el director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) mencionado que la reforma de pensiones sera baja en costo para el gobierno pero tendría un impuesto para los empresarios. tendrá un costo fiscal pequeño para el gobierno federal, pero podría representar un impuesto para los empresarios.

Si bien la reforma es un logro para los trabajadores aún existe una gran brecha en los sistemas pensionarios.

“Tenemos proyecciones de que el gasto de pensiones seguirá subiendo de aquí a 2035 y con incrementos grandes. Se va a seguir comiendo cada vez más espacio fiscal y esa era una ventaja de haber entrado a una reforma completa al sistema.

“No fue lo que se hizo. La reforma a las Afore tiene efectos chiquitos en el corto plazo. Eventualmente, incluso volver más accesible la pensión mínima garantizada, va a aumentar el gasto de gobierno”, dijo.

El impuesto será en un inicio a los empresarios pero a final de cuenfas el impuesto será pagado por por los trabajadores.

El representante en jefe de la oficina de las Américas del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en el inglés), Alexandre Tombini, comentó que “una vez que comience la fase de recuperación se necesitarán reformas esenciales para aumentar el espacio fiscal”.

La propuesta causó dudas entre los expertos latinoamericanos por el hecho de reducir la cantidad de años para pensionarse e incrementar los aportes patronales y estatales.

“Los costos de esta reforma están repartidos entre los empresarios y el gobierno”, afirmó el colombiano Mauricio Olivera, presidente de 2013 a 2017 de Colpensiones, empresa estatal de pensiones de Colombia y director de Econometría Consultores, firma privada de Bogotá.

El gobierno mexicano tomó en cuenta el impacto financiero de la iniciativa para que logre ser sostenible ahora y en el futuro, tomando en cuenta la presión demográfica y el envejecimiento de la población.

“Un efecto adicional, muy probable, del aumento de las aportaciones de los empleadores, es un incremento en la informalidad y/o en el desempleo. Crecer estas aportaciones es un alza en los costos laborales, que pueden implicar menos contratación de trabajadores”, advirtió.

Como requerimiento es importante que el gobierno exponga las cifras de sostenibilidad financiera a largo plazo y los efectos que el plan tendrá en informalidad laboral y desempleo, insistió.

Para finalizar el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) consideró positivo el plan de reforma del gobierno,agregó que la manera de hacer más integral este plan se debe considerar la creación de un sistema nacional, establecer una sola pensión total por mexicano y optimizar el ahorro de los trabajadores, fomentar la competencia entre las Afore.