Quien eres por dentro en realidad.

Sábado 30 de septiembre del 2017

Te paras con las rodillas dobladas, caminando por el suelo oscuro. La luz del sol pasa por las grietas de la puerta que se encuentra encima de ti. Te llama la atención inmediatamente. Concentrándote en ella.

 

 

Te tallas las manos en señal de anticipación. Tus codos hacen pequeños círculos en el aire a medida que flexionas tu torso.

Mientras respiras profundamente puedes sentir el peso del metal contra tu pecho. Limitando tus movimientos. Recordándote porque estás ahí.

Hoy es el día de tu bautizo.

Vas a renacer como un conquistador o vas a caer a los pies de los burlones.

Por delante de ti, a través de la puerta de madera gruesa, se encuentra el estadio. Accede a tu lado una persona para tocar la parte superior de tu espada. Y asegurarse de que lo sientes. Tu protector. Qué se interpone entre tú y tu oponente.

Y ahí esperas. Sabiendo que lo que viene luego es lo más importante de tu vida. El momento en el que lo dejas todo al azar. Cuando peleas desesperadamente por tu alma.

No hay vuelta atrás, ya no hay entrenamiento.

Solo el corazón y el deber de ganar.

Eso es todo lo que importa ahora

Si estás entrando en una sala de juntas, una entrevista de trabajo, haciendo una llamada fría, diciendo a esa persona que la amas, o luchando contra tus demonios mentales, nunca olvides quién eres... un guerrero.

A pesar del traje que usas o la oficina y el título que has alcanzado, sobre todo eres Guerrero.

Tus necesidades son primarias.  Supervivencia y conquista.

A través de la niebla del caos y los gritos de quienes observan.  Recuerda quién eres.

Recuerda que ese día es un día de conquista.

No fracasarás.  No vas a morir.  Se derramará sangre.  

Hoy es un día de la conquista.

Recomendado
Únete a la discusión