Este momento no adecuado para la prohibición de productos chatarra.

Por: Redacción | Viernes 18 de septiembre del 2020

La prohibición de alimentos con alto contenido calórico en este momento, implicaría la pérdida de más de 300, 000 empleos en México.

La actual situación económica del país, no es viable la prohibición de la venta de comida chatarra según diversos organismos empresariales.

Desde el 5 de agosto el Estado de Oaxaca se convirtió en la primera entidad en prohibir que se le venda, regale, distribuya o que se promocionen productos no saludables, como aquellos con alto contenido calórico, así como bebidas azucaradas, a menores de edad.

A partir de esa fecha, según la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), los Congresos estatales del país, a excepción de Nayarit, han buscado ir en este camino (ya se encuentran los diputados locales elaborando las iniciativas en mesas de trabajo y comisiones, o ya las presentaron en los plenos estatales); de ahí destaca Tabasco, que fue la segunda entidad en aprobar esta ley.

“En todos los casos son propuestas de Morena”, explicó el presidente de la Comisión Nacional Fiscal de Coparmex, Reginaldo Esquer Félix, quien añadió que éste es el peor momento para tomar esta decisión, “la pandemia ha generado 1 millón 100,000 de desempleados y la mortandad de 500,000 empresas formales, tienes una economía en picada”.

La Coparmex está desarrollando un estudio para conocer cuál será el impacto económico que causaría esta ley; en primer estancia es probable se perderían 300, 000 empleos adicionales agregados a los ya perdidos de estos empleos
130,000 serían en Ciudad de México.

La medida de prohibición en Oaxaca menciona el presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño Servicios y Turismo de Oaxaca (Canacope), Salvador López López, al implementar esta medida preocupa porque no sólo generará daños económicos, (estima que de los 58,000 micronegocios en la entidad, 60% no va a sobrevivir por la prohibición, además de calcular una pérdida inicial de 96 millones de pesos), sino que “refleja que la Iniciativa Privada ya no tiene voz para la discusión y aprobación de leyes”.

Las estimaciones del CCE Estado de México arrojan que quedarían afectadas 200,000 unidades económicas de giros como industria alimentaria, de conservas, refresquera, tiendas de abarrotes, de conveniencia, autoservicio, venta de alimentos, comercio de alimentos y bebidas, “siendo las micro, pequeñas y medianas empresas las más afectadas”.